María de La Villa Moral, psicóloga

Publicado el 20-06-2017 15:52:03 CEST

Leemos en el diario La Nueva España el caso de un chaval de 13 años al que sus padres le retiraron el móvil durante tres días por un castigo. Cuando lo volvieron a encender se encontraron con 14.000 mensajes de Whatsapp; sí, catorce mil. La preocupación manifestada por su madre seguro que es compartida en muchos hogares asturianos. Y es que la dependencia del teléfono móvil puede desembocar en adicción, y esta traer consigo muchos problemas derivados. En los países anglosajones ya le han puesto un nombre: nomofobia (no-mobile-phone phobia), el miedo irracional a salir de casa sin el móvil. En Asturias hoy por Hoy hemos hablado de ello con María de la Villa Moral, profesora en el departamento de Psicología Social de la Universidad de Oviedo.