La opinión de Carles Francino: 'El virus del sectarismo'