El pinzón azul, a la conquista de Gran Canaria