'Me sentí como un conejillo de indias'